Cuba-USA: Ni prejuicios ni ingenuidad

Escrito por  Nicanor León Cotayo

Luego de explotar durante más de 50 años en Miami  una supuesta lucha por la libertad de Cuba, ahora su ultraderecha se encuentra arrinconada.

Agriada por el inicio de conversaciones oficiales entre La Habana y Washington, llega a mostrarse áspera cuando se refiere a la Casa Blanca.

Mientras en la isla ambas delegaciones se congratularon por la discusión sobre cuestiones migratorias, en Miami hubo expresiones a la inversa.

Grupos del “exilio” acantonados allí rechazaron que Washington, según ellos, prosiga haciendo concesiones mientras aumenta la represión en la isla.

Para hacerlo, montaron una conferencia de prensa donde hablaron distintos voceros de sus pequeñas y destartaladas organizaciones.

Llegaron a plantear que la “condición fundamental” para llegar a un acercamiento sea que Estados Unidos haga respetar a su disidencia interna.

Uno de sus portavoces repitió que la apertura económica hecha por Obama “va a fortalecer la represión” en Cuba.

Pero fueron aún más lejos al acusar implícitamente a Washington de no valorar suficientemente la democracia y los derechos humanos.

¿Cómo lo expresaron, de acuerdo a una versión que circuló este miércoles su periódico el Nuevo Herald? Así:

Esta situación una vez más enfatiza el punto de que los derechos humanos y la democracia en Cuba “no son un factor importante en estas conversaciones entre la administración Obama y el régimen de Raúl Castro”.

Asimismo el rotativo añadió que organizaciones del exilio no aceptan que el embargo contra Cuba haya fracasado, como dijo el Presidente al pedir al Congreso que empezara a desmontar esas sanciones.

En su delirio plantearon durante la rueda de prensa en Miami que la “condición fundamental” para un acercamiento bilateral debe ser que Estados Unidos haga respetar a la “disidencia”.

Vergonzosa confesión: que otros les inyecten respeto porque nadie toma en serio a fracciones que  han recibido mucho dinero de una potencia extranjera.

Una reciente encuesta del Pew Research Center, cuyo saldo fue divulgado en Washington, arrojó como resultado que seis de cada 10 estadounidenses apoyan el reinicio de lazos diplomáticos y el fin del “embargo”.

Además que tres cuartas partes de los demócratas y casi el 40 por ciento de los republicanos piensan lo mismo aunque divididos sobre lo segundo.

Todo, mientras la Casa Blanca reitera que mantendrá la Ley de Ajuste Cubano y su disposición de “pies secos, pies mojados”, conocidos estímulos a las salidas ilegales de la isla.

En medio de esta esperada madeja, lo nuevo se inició el 17 de diciembre, hasta cuando los senderos estuvieron completamente cerrados.

De ahora en lo adelante no sería justo ver a cada estadounidense que llegue a Cuba como un agente de la CIA u otro tipo de enemigo.

Pero sería un suicidio político no tomar en cuenta la variante de “asesinar a las buenas” que algunos tanto martillan desde Washington y Miami.

Tomado de: CubaSi

Esta entrada fue publicada en Cuba, Disidencia, EEUU, Miami, Reacciones, Relaciones diplomáticas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .