Florida-gobernador Scott: Entre Dios y el Diablo

Escrito por  Nicanor León Cotayo

Una periodista de Miami le acaba de recomendar que disminuya en algo su “tiesa imagen robótica”.

Se trata de Bernadette Pardo, la cual este fin de semana hizo un análisis sobre su hábito de recortar dinero que iba a los pobres.

Ella publicó su demoledora crítica en el Nuevo Herald, donde llega a decir que, una vez más, a Scott “se le ha ido la musa”.

Sin rodeos, la periodista echa mano a ejemplos concretos para demostrar su acusación.

Escribe que, sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo, el Gobernador de la Florida eliminó de un plumazo 461 millones de dólares que aprobó la Legislatura.

¿Su destino? Para proyectos locales que habrían beneficiado a millones de habitantes del estado.

Pardo recuerda que Scott firmó un número récord de vetos, superado solo por su propia marca de más de 600 millones en el 2011.

El artículo subraya que el nuevo golpe fiscal del Gobernador “dejó atónitos”, incluso, a muchos” legisladores floridanos.

Menciona entre ellos a José Félix Díaz, quien representa al distrito de Doral y Westchester.

“El gobernador nos sorprendió”, dijo Díaz. “Trabajamos duro por estos proyectos y es algo devastador”.

Pardo subraya, sobre todo para los ancianos que dependen de las comidas y servicios que ofrece el Centro de Actividades de La Pequeña Habana.

Añade, luego de coquetear con ellos en años electorales, ahora echó abajo 100 000 dólares de los fondos con destino al Centro.

Al mismo tiempo cortó 200 000 dólares para servicios parecidos al centro comunitario de la Pequeña Haití.

Según la periodista Bernardette   Pardo, entre las víctimas de la “pluma alegre” del Gobernador  están además 189 000 dólares que iban a desamparados de Miami-Dade.

Por si fuera poco, agrega el Herald, Scott dejó  a la Universidad Internacional de la Florida “en la calle y sin llavín” al vetarle cinco millones de dólares para su expansión.

Tomas Regalado, el alcalde con techo de cristal de Miami, dijo a la prensa que Rick Scott solo piensa en el municipio como un donante para enriquecer sus arcas y que genera votos cuando los necesita.

De pronto, en medio de esa curiosa trifulca presupuestaria aconteció un hecho muy significativo.

El senador estatal Andy Gardiner consideró “desafortunado que la agenda política del gobernador sea a costa de las personas más vulnerables del estado”.

Gardiner, aclararon observadores, tiene un hijo con Síndrome de Down, y Scott le vetó ocho millones de dólares a un proyecto que favoreció para ayudar a niños discapacitados.

Todo el mundo sabe en la Florida que su Gobernador puso una zancadilla tras otra a iniciativas de legisladores favorables a la expansión del Medicare.

Pero Rick Scott no solo se ha distinguido por su afición al recorte de dinero para programas sociales.

También es uno de los más feroces enemigos de Cuba, por lo general con el argumento de que en la isla no se respetan los derechos humanos.

Esta entrada fue publicada en Bernadette Pardo, Cuba, EEUU, El Nuevo Herald, Florida, Gobernador y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.