Viaje con Francisco: “Cuba, Cuba”, en la Casa Blanca

Rosa Miriam Elizalde – Cubadebate.-

Nos hemos levantado, como todos los días, “a la hora del Papa”. Francisco ya está en pie a las cuatro de la mañana, y el equipo de prensa que lo acompaña tiene que madrugar para poder cumplir la rutina de los controles de seguridad, a veces más dilatados que el que ocupan los hechos que luego serán noticia.

Pero es un día especial. El Pontífice hace una visita de cortesía a Barack Obama, en la Casa Blanca, y la rutina se altera con un exagerado operativo de los guardias del Servicio Secreto, que revisan exhaustivamente el equipaje, mientras los periodistas hacen fila y luego suben al ómnibus casi a paso de redoble.

Antes de entrar a la residencia oficial del Presidente de los Estados Unidos, se producirá una nueva ronda de revisión, y aún así, la prensa vaticana no va a tener carta blanca para ubicarse donde quiera. Solo uno fotógrafo se acercará un poco a los dos líderes en el jardín de la Casa Blanca. El resto, podremos tomar unas fotografías en que ambos parecen cabezas de alfiler en medio de una multitud de funcionarios separados de nosotros por franjas de césped y cintas de hierro. Unos policías extra-talla han sido ubicados estratégicamente, por si acaso. Detrás de varios cientos de periodistas, se congregan los invitados a la ceremonia oficial para la visita de cortesía del Sumo Pontífice a Obama, la mayoría inmigrantes latinoamericanos. Lo sé, porque todo el tiempo escuché el español a mis espaldas.

Pero ni se imaginen que voy a criticar las medidas de seguridad. Aunque en Washington hay restricciones para portar armas y las normas de control durante la visita del Papa tienen un tinte dramático, el índice de homicidios con armas de fuego en esta ciudad es de 19 por cada 100 000 habitantes, casi el doble que el de México (10) y un poco más elevado que el de Brasil (18). No lo dice alguien que ve la maldad imperial hasta en la sopa, sino The Atlantic, una de las publicaciones más serias de este país y sin ninguna sospecha de “sinistrina” (izquierda), graciosa palabra que utilizó el Papa en conferencia de prensa durante el vuelo que lo traería a Estados Unidos.

Y Jorge Bergoglio, que se ve más como pastor que como príncipe de la Iglesia, no quiere renunciar al contacto con el pueblo. Bendice a todo el que se le acerca y besa a cuanto niño puede. Uno de los periodistas que viajan con el Papa cuenta que en Nápoles, a principios de este año, Francisco recibió un regalo inesperado. El dueño de una pizzería se subió por encima de la barrera y le entregó una pizza, que el Papa recibió sonriendo. Fue un momento divertido para todos, menos para los guardias de seguridad. Acciones como estas -dice Rosie Scammell en el blog Crox, del vaticanista Jonh Allen Jr, que viene en este viaje- es también una prueba de la “vulnerabilidad del Papa”, quien además insiste en viajar en vehículo abierto, en el llamado papamóvil, utilizado para transportarlo a través de las ciudades de todo el mundo.

En los 85 años de su historia, el papamóvil ha proporcionado a los Papas la capacidad de adentrarse en las multitudes y facilita que más gente vea el líder católico. “Son conocidos los numerosos intentos del Vaticano de equilibrar la seguridad, la accesibilidad, la espontaneidad y la innovación tecnológica”, asegura Scammell.

Antes de la invención del automóvil, los papas viajaban encima de un trono, llevado por 12 hombres vestidos de rojo. El primer papamóvil apareció en 1929 y lo utilizó Pío XI. Con los intentos de asesinato, aumentó significativamente la seguridad del vehículo, al que se le añadió vidrio a prueba de balas. Hasta que llegó Francisco. Él calificó el papamóvil clásico como una “lata de sardinas”. Renunció al blindaje, pero con conciencia de riesgo. En declaraciones a un periódico parroquial argentino en marzo pasado, admitió que algo podría pasarle, pero “la vida está en manos de Dios. Yo le dije al Señor: Vos cuidáme. Pero si tu voluntad es que yo me muera o que me hagan algo, te pido un solo favor: que no me duela. Porque yo soy muy cobarde para el dolor físico”.

A este cóctel habría que añadir el odio, que es en este país como una costra dura y espesa. El Representante Paul Gosar, un republicano —y católico— de Arizona, anunció que va a boicotear mañana el discurso de Bergoglio en el Congreso. “Cuando el papa decide actuar y hablar como un político de izquierda, entonces puede esperar ser tratado como tal”, dice. Las opiniones del Senador Marco Rubio las conocemos. Este hombre de origen cubano, ex bautista y ahora católico, aspirante a la presidencia de los Estados Unidos y un recurrente crítico del representante de Dios en la Tierra -según la religión que Rubio profesa-, escribió un artículo hace unos pocos días en el que desafía al Pontífice por su decisión de viajar a Cuba, antes de Estados Unidos: “El régimen de Castro no tiene ningún poder sobre los derechos que Dios les ha dado”.

Estas opiniones no son aisladas. Una encuesta de Gallup registra que menos de la mitad de los conservadores estadounidenses dicen que tienen una imagen favorable del Papa Francisco. Los puntos de vista del Pontífice en cuanto a la “idolatría al dinero” y el hecho de que ha vinculado el cambio climático con la actividad humana, son la razón de este cortocircuito que podría envalentonar a un loco armado.

Pero Francisco tiene sus prioridades en otra parte –el drama de los inmigrantes en este país, el cambio climático, la paz, abrir la Iglesia a los pobres y a la práctica de la Doctrina Social…- y mientras, hace olas en las redes sociales la imagen de la caravana en la que llegó Bergoglio a la Casa Blanca. Ayer, durante una conferencia de prensa, el Padre Francisco Lombardi, vocero del Vaticano, nos advirtió: “Ustedes reconocerán inmediatamente el carro de Francisco; es el más pequeño”.

Cuba, Cuba

El tema Cuba estuvo en los discursos de Obama y de Francisco, si bien el Papa lo aludió elípticamente, como nos había adelantado en su diálogo con la prensa en el avión que lo trajo de Santiago de Cuba a Washington. El Presidente de Estados Unidos intercaló una frase que quedará como una de las más cuidadosas y despejadas de sus ya múltiples comentarios sobre la Isla, desde el 17 de diciembre de 2014:

“Santo Padre, estamos agradecidos por su inestimable apoyo a nuestro nuevo comienzo con el pueblo cubano, que ofrece la promesa de mejores relaciones entre nuestros países, una mayor cooperación en todo el continente y una vida mejor para el pueblo cubano.”

Francisco le respondió con un agradecimiento: “Los esfuerzos realizados recientemente para reparar relaciones rotas y abrir nuevas puertas a la cooperación dentro de nuestra familia humana constituyen pasos positivos en el camino de la reconciliación, la justicia y la libertad”. Cada vez que ambos líderes mencionaron, directa o indirectamente, el restablecimiento de las relaciones con Cuba, los invitados a la ceremonia que estaban a mis espaldas gritaron y aplaudieron en señal de aprobación. También se oyó varias veces el electrizante “Cuba, Cuba” y la islita bloqueada ha vivido para ver su nombre coreado por los pobres de la tierra en los mismísimos jardines de la Casa Blanca. Si esto no es emocionante, que venga Dios y lo vea.

Por supuesto, solo tuve que darme la vuelta y preguntarles por qué aplaudían por Cuba. Todas las respuestas fueron cariñosas, pero les dejo solamente un breve diálogo, en parte porque no quiero alargar más esta nota. Ella se llama Flores Díaz Pardo, es salvadoreña y “house keeper” –limpieza doméstica-. Debe tener unos 60 años. Está de pie tras la cuarta reja que separaba a periodistas e invitados de los principales oradores del acto.

-¿Por qué aplaudí por Cuba? Pues porque Obama y Francisco han hecho bien… Porque nunca tuvimos a un Papa que hablara así, que quiera a los inmigrantes y que quiera a Cuba.

-¿Por qué crees que Francisco quiere a Cuba?

-Porque Cuba es un país pobre y hace milagros para los pobres.

-¿Usted cree en los milagros?

-Sí. Este Papa es un milagro.

Obama agradece “inestimable apoyo” del papa al “nuevo comienzo” con Cuba

EFE.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, agradeció hoy al papa Francisco por su “inestimable apoyo” al “nuevo comienzo” entre su país y Cuba que, dijo, ofrece la “promesa” de una mejor relación bilateral, mayor cooperación en el continente y “una vida mejor para el pueblo cubano”.

Obama ofreció un breve discurso durante la ceremonia oficial de bienvenida al pontífice en la Casa Blanca, a la que asisten unas 15.000 personas.

Calle 13 llamó al papa a pedir liberación de puertorriqueño preso en EEUU

AFP.- El cantante de la popular banda puertorriqueña Calle 13 pidió al papa Francisco que abogue ante Barack Obama por la liberación del independentista puertorriqueño Óscar López Rivera, preso desde hace 34 años en Estados Unidos por conspiración sediciosa.

En un video colocado en su página de Facebook, René Pérez, conocido como “Residente”, pidió al papa que interceda ante el presidente Obama para lograr la liberación de López Rivera, considerado por sectores de Puerto Rico como un preso político.

“Le pido al papa y a toda la gente que nos dé al apoyo, para que hable con Obama sobre la excarcelación de Óscar López Rivera, que está preso en Estados Unidos”, indicó Pérez en el video grabado antes de una reunión que sostuvieron el miércoles en Washington el mandatario y el papa, quien visita esta semana Estados Unidos.

“Quizás lo escuchen a él (al papa) más que a nosotros”, señaló el cantante, quien vestía una camiseta negra con letras blancas que leían “¡Liberen a Óscar López Rivera ahora!”

“Todos queremos la libertad para Óscar, si pueden ayudarnos por el Twitter copiando al papa Francisco para recordárselo”, pidió a sus seguidores Pérez desde China, donde se encuentra en medio de la grabación de un disco solista.

López Rivera está preso desde 1981 tras ser condenado por los crímenes de conspiración, transporte de armas y municiones ligados a su involucramiento con el grupo nacionalista Fuerzas Armadas de Liberación Nacional Puertorriqueña (FALN), según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Puerto Rico es un estado libre asociado de Estados Unidos, un estatus que le da a sus habitantes la ciudadanía norteamericana, pero les impide votar en las elecciones nacionales o tener escaños en el Congreso en Washington.

La banda de reguetón y música urbana Calle 13, conocida por sus letras polémicas y su activismo político, ha ganado durante su carrera varios premios Grammy y Grammy Latino.

Pérez y el otro integrante del grupo, Eduardo Cabra “Visitante”, están dedicados actualmente a proyectos en solitario, pero han aclarado que Calle 13 no se ha disuelto.

Papa Francisco desde la Casa Blanca rechaza la discriminación e injusticia

Telesur.- Durante un discurso en EE.UU. manifestó también que el cambio climático es un problema que no debe ser pasado a futuras generaciones.

El papa Francisco consideró este miércoles que todos estamos llamados a defender la libertad y expresó el compromiso de los católicos con una sociedad tolerante e incluyente, que rechace cualquier reforma de discriminación e injusticia.

Durante un discurso pronunciado en el jardín de la Casa Blanca, donde fue recibido por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el Sumo Pontífice defendió el derecho a la liberta religiosa.

Al mismo tiempo, manifestó que el cambio climático es un problema que no debe ser pasado a futuras generaciones y expresó su interés en promover iniciativas que disminuyan la contaminación del aire.

En su alocución, el Obispo de Roma recordó que durante su estancia en Estados Unidos, que se prolongará hasta el próximo sábado, visitará el Congreso de ese país, donde tendrá la posibilidad de llevar su mensaje a los encargados del destino político de la nación.

Durante un discurso en EE.UU. manifestó también que el cambio climático es un problema que no debe ser pasado a futuras generaciones.

El papa Francisco consideró este miércoles que todos estamos llamados a defender la libertad y expresó el compromiso de los católicos con una sociedad tolerante e incluyente, que rechace cualquier reforma de discriminación e injusticia.

Discurso del Papa Francisco en visita a la Casa Blanca en Washington DC

Señor Presidente:

Le agradezco mucho la bienvenida que me ha dispensado en nombre de todos los ciudadanos estadounidenses. Como hijo de una familia de inmigrantes, me alegra estar en este país, que ha sido construido en gran parte por tales familias. En estos días de encuentro y de diálogo, me gustaría escuchar y compartir muchas de las esperanzas y sueños del pueblo norteamericano.

Durante mi visita, voy a tener el honor de dirigirme al Congreso, donde espero, como un hermano de este País, transmitir palabras de aliento a los encargados de dirigir el futuro político de la Nación en fidelidad a sus principios fundacionales. También iré a Filadelfia con ocasión del Octavo Encuentro Mundial de las Familias, para celebrar y apoyar a la institución del matrimonio y de la familia en este momento crítico de la historia de nuestra civilización.

Señor Presidente, los católicos estadounidenses, junto con sus conciudadanos, están comprometidos con la construcción de una sociedad verdaderamente tolerante e incluyente, en la que se salvaguarden los derechos de las personas y las comunidades, y se rechace toda forma de discriminación injusta. Como a muchas otras personas de buena voluntad, les preocupa también que los esfuerzos por construir una sociedad justa y sabiamente ordenada respeten sus más profundas inquietudes y su derecho a la libertad religiosa. Libertad, que sigue siendo una de las riquezas más preciadas de este País. Y, como han recordado mis hermanos Obispos de Estados Unidos, todos estamos llamados a estar vigilantes, como buenos ciudadanos, para preservar y defender esa libertad de todo lo que pudiera ponerla en peligro o comprometerla.

Señor Presidente, me complace que usted haya propuesto una iniciativa para reducir la contaminación atmosférica. Reconociendo la urgencia, también a mí me parece evidente que el cambio climático es un problema que no se puede dejar a la próxima generación. Con respecto al cuidado de nuestra «casa común», estamos viviendo en un momento crítico de la historia. Todavía tenemos tiempo para hacer los cambios necesarios para lograr «un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar» (Laudato si’, 13).

Estos cambios exigen que tomemos conciencia seria y responsablemente, no sólo del tipo de mundo que podríamos estar dejando a nuestros hijos, sino también de los millones de personas que viven bajo un sistema que les ha ignorado. Nuestra casa común ha formado parte de este grupo de excluidos, que clama al cielo y afecta fuertemente a nuestros hogares, nuestras ciudades y nuestras sociedades. Usando una frase significativa del reverendo Martin Luther King, podríamos decir que hemos incumplido un pagaré y ahora es el momento de saldarlo.

Nosotros sabemos que la fe nos dice que «el Creador no nos abandona, nunca hizo marcha atrás en su proyecto de amor, no se arrepiente de habernos creado. La humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común» (Laudato si’, 13). Como cristianos movidos por esta certeza, queremos comprometernos con el cuidado consciente y responsable de nuestra casa común.

Señor Presidente, los esfuerzos realizados recientemente para reparar relaciones rotas y abrir nuevas puertas a la cooperación dentro de nuestra familia humana constituyen pasos positivos en el camino de la reconciliación, la justicia y la libertad.

Me gustaría que todos los hombres y mujeres de buena voluntad de esta gran Nación apoyaran las iniciativas de la comunidad internacional para proteger a los más vulnerables de nuestro mundo y para suscitar modelos integrales e inclusivos de desarrollo, para que nuestros hermanos y hermanas en todas partes gocen de la bendición de la paz y la prosperidad que Dios quiere para todos sus hijos.

Señor Presidente, una vez más, le agradezco su acogida, y tengo puestas grandes esperanzas en estos días en su País. ¡Que Dios bendiga a América!

Esta entrada fue publicada en Casa Blanca, Cuba, EEUU, Papa Francisco, Visita y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .