Fidel Castro: un hombre, un nombre, un símbolo

La Joven Cuba

obra-famosa-fidel-castro         

A Fidel Alejandro Castro Ruz, en sus noventa natales.

Por: Nyls Gustavo Ponce Seoane.

El Hombre

Humanos defectos y virtudes aparte, quizás hayan sido pocas las personalidades históricas de este mundo, como la de Fidel Castro, en que las más extremas, disímiles y contradictorias pasiones se hayan manifestado en torno a él:

Difamaciones y diatribas, bajezas y pequeñeces, aborrecimiento y odio, junto con elogios y aclamaciones, halagos y agasajos, así como muestras de cariño y amor porque cautiva y deslumbra, reflejan lo magno de la grandeza que, aunque simple y sencilla, también es heterogénea, barroca, abigarrada y, por lo tanto, compleja a la vez. Todo mezclado como en un remolino de vientos, lluvias, rayos y truenos, tal y como es su propio carácter: una verdadera tempestad

El Nombre.

Aunque ya se ha mencionado con anterioridad, todo el que conozca un poco de latín o ahora…

Ver la entrada original 772 palabras más

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .