Siempre, Che. Por Álvaro Castillo Granada

La pupila insomne

No tenía planeado ir a esa librería.

 Es más: no estaba muy seguro de saber dónde quedaba.

 Armando me habló una vez de ella con unas señas un tanto mitómanas.

Ver la entrada original 803 palabras más

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.