Una boda bajo el mar de Guardalavaca (+Fotos y Video)

Visión desde Cuba

Por Abdiel Bermúdez Bermúdez. Oleg Nepotchatykh no le tiene miedo al océano. Evguenia tampoco. Los dos han bajado decenas de veces hasta los seis, siete… diez metros de profundidad. Y hasta más. Bajan juntos con el anhelo de compartir la vista azul-verdosa enorme, desafiante, y con la confianza de que el otro está a su lado y nada es lo suficientemente grande o peligroso para interponerse entre padre e hija.

Eso hacen cuando vienen de vacaciones a Guardalavaca, en el polo turístico holguinero, y se visten con sus trajes de buceo, echan mano a un par de tanques de oxígeno, embuten sus pies en el calzado anfibio y se impulsan mar abajo hasta que los vence el cansancio o los “colegas” del Centro de Buceo Eagley Ray les dicen que es hora de regresar.

Ver la entrada original 567 palabras más

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.