Miami después de Trump. Por Emilio Ichikawa

La pupila insomne

La Krome Avenue era un campo y ahora es un desierto
Llueve. Detrás de los cristales del transporteichon llueve y llueve. Y en la Krome Avenue, desde la Campbell Drive a la Calle 8 bien al west, no hay un tipo a la vista. Los campos roturados (un decir, porque en el sur de Miami se siembra sobre arena, no sobre tierra como en Cuba; o sobre cenizas, como en Japón) están deshabitados: los guatemaltecos, nicas y salvadoreños (aquí los patrones son mexicanos y los ex guajiros cubanos inversores) temen que los detenga la migra. Es su interpretación.

Ver la entrada original 255 palabras más

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.