¿Qué gané con el «voto de castigo»? (II)

La Santa Mambisa

Por: María Carla González

En la reflexión colectiva, el grupo continúa pensando que la oposición es necesaria y hay que dar oportunidad al cambio. El discurso del multipartidismo los convenció a pesar de ser mayoría de derecha.

Ahora soy un «NINI», ni estudio, ni trabajo; afirma el orador desempleado, dibujando su realidad. Es que, ¿nos alegraremos de las noticias que, gracias a nosotros empeora mi país?

Siento que traicioné a mi hijo por no asegurarle un presente y futuro mediato; nos quejaremos por un tiempo, por no hacer lo correcto; se me olvidó el país, por solo mirarme a mí; no confié en la idea y castigué al hombre.

Ver la entrada original 156 palabras más

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.