¿Hacia la fase insurreccional abierta? (I)

La Covacha Roja

Llegamos a más de 40 días de conflicto acentuado y enfocado en una agenda difusa en cómo se vende, clarísima en cómo se expresa. Más de 40 días de los que Julio Borges se jacta con la misma reflexión sosa en superficie, sucia en su núcleo, de siempre. Dentro de la guerra en sí misma, persiste la de nombrar o desnombrar lo que ocurre frente a nosotros. Que se transmita la idea de falta de lugar de dónde apoyarse para ordenar con el cerebro en frío lo que se quiere desordenado es un componente esencial. Por eso mismo, nombremos una vez más. Otorguemos base y asidero.

Por Diego Sequera

Lo nombran y limitadamente lo describen bajo el término englobante de “protestas pacíficas”, cuyo motivo es el hambre como motivo político central, pero a su vez atacan y queman depósitos de alimentos, atacan directamente camiones que distribuyen alimentos y saquean, “por hambre”, establecimientos…

Ver la entrada original 3.053 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s