En Venezuela: La oposición – Más allá del fascismo

Golpeando el Yunque

Salvador Maurera S. | MISION VERDAD

Con la palabra “fascista” suele ocurrir lo mismo que con casi cualquier insulto gratuito o facilón. Ha pasado a ser más un ejercicio de catarsis que un gesto informativo. De la misma manera que nadie anda por la vida llamando a otro “Eres un pendejo. Sustantivo masculino, dícese de los pelos del culo”, así mismo uno grita o le gritan en la cara cosas como fascista, tirano o maquiavélico sin estar pendientes de qué significan esas palabrotas.

Asumamos culpas y quedemos en que uno puede haber incurrido en ese tipo de insultos que tienen por único fin descargarse sabroso a un ser despreciable, pero vaya también quedando constancia de algo: últimamente hemos denominado fascistas a grupos y sujetos que, puestos bajo el microscopio, resultan más perversos y abominables que cualquier engendro o continuador de Il Duce. Si tuviéramos ánimo de querer acuñar alguna expresión…

Ver la entrada original 1.204 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s