Palabras de amor a un liniero

La Joven Cuba

Por: Isabel Cristina Lopez Hamze

Después de días y noches sin corriente eléctrica, alumbrándonos con velas y comiendo pan tostado, como en un extraño ritual, nuestro más grande anhelo es que venga la luz. Con ella vendrán el agua, el aire y el fuego. Llegarán con la luz los muñequitos, las noticias, los durofríos, las papitas fritas, el trabajo, la escuela, los teatros, la música y nuestra alegría de vivir.

Entonces llega la corriente y todos gritamos al unísono, frenéticos y emocionados. Sin embargo, en nuestro entusiasmo infantil, no percibimos la luz está en tus manos callosas. 

Nuestra alegría está en tu agilidad para trepar postes, en tu casco amarillo, en tu estampa heroica allá arriba, en lo alto, entre cables, poleas y herramientas. En tu inteligencia y tu valentía para andar tranquilo entre circuitos y trifásicas. 

Me pregunto si ya habrá llegado la luz en tu casa. Si una…

Ver la entrada original 82 palabras más

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .