El Che del puerto. Por Iroel Sánchez

La pupila insomne

Cuando aquellos pequeños recipientes de pintura, difícilmente reunidos con mil gestiones – y hasta los recipientes eran entonces escasos- se derramaron desde el andamio sobre el que Ramsés Bernal, estudiante de diseño y Vicepresidente de la Federación de Estudiantes de su Instituto, olvidando su operación a corazón abierto, pintaba, jamás pensó que iba a durar tanto y mucho menos que iba a ser tan fotografiada y reproducida. Yo, que lo auxiliaba desde abajo, tampoco. Por supuesto, menos aún el corresponsal extranjero que se acercó para preguntarnos por qué hacíamos aquello y que al redactar su despacho se concentró más en la precariedad de nuestros medios que en la pedurabilidad del hombre que emergía de la pared. 

Sin embargo, si usted pone en el buscador de imágenes de Google las palabras “Che Guevara” hay -entre las muchas de la Plaza de la Revolución de La Habana o los testimonios fotográficos del paso…

Ver la entrada original 803 palabras más

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s