Una se pregunta. Por Sara Rosenberg 

La pupila insomne

Una se pregunta, porque preguntar es el máximo derecho que una tiene. Una se pregunta. Los amigos no quieren escuchar respuestas, porque en general una no es capaz de dar y de solucionar todos los temas y adecuarlos o al menos contrarrestar  lo que la llamada “información” ha ido dejando como costra –endurecida ya- en la superficie de nuestra piel.

Ver la entrada original 1.298 palabras más

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .