El autoritarismo que duele a las oligarquías. (I). Por Carlos Luque Zayas Bazán

La pupila insomne

Escribo, y esto lo puede captar muy bien cualquiera que me lea, desde la posición y el posible saber, siempre limitado y en muchas materias, limitadísimo, del hombre común. Declararlo no es un ejercicio de falsa humildad. Cierto es que nacer, crecer, estudiar, gozar, sufrir, odiar y amar y, en fin, vivir en Cuba, nos ha posibilitado a todos, (otra cosa es que algunos no lo aprovechen) cierto acceso, relativamente privilegiado al conocimiento, o, al menos, al cultivo de la curiosidad. Que no por gusto en la época dorada de la juventud, la mía, un buen libro, un buen libro!, de cualquier rama del saber humano!, sólo costaba céntimos de un peso y, por fuerza, alguna diferencia eso habría de provocar. Sólo basta viajar un poco por nuestras dolorosas tierras de América, y tener con cierta frecuencia un aula llena de jóvenes, pero no tan jóvenes, y a veces algunos…

Ver la entrada original 1.805 palabras más

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.