USA Guerra de Tronos en EE.UU.

El jefe de la Casa Blanca, Donald Trump, y el gobernador del influyente estado de Nueva York, Andrew Cuomo, entraron en colisión a propósito de la eventual apertura de la economía cuando aún la pandemia de Coronavirus está causando estragos en la nación norteña.

De acuerdo con el presidente, la gente debe volver al trabajo lo más rápido posible y puso como límite los primeros días de mayo para levantar el confinamiento de millones de personas en todo el país.

La medida parece precipitada porque si bien hay una modesta remisión en las cifras de infectados y fallecidos, nadie puede asegurar a ciencia cierta si ya se rebasó el vértice de la parábola, o se trata nada más de una pausa.

En todo caso, el gobernador Cuomo trazó su propia línea roja y aseguró que no obedecerá a Trump si acaso se le ocurre la peregrina idea de reabrir el estado antes de lo prudente.

Nueva York lleva la peor parte de la pandemia en Estados Unidos, con más de diez mil muertos y 190 mil contagios. En todo el país hay cerca de 600 mil enfermos y fallecieron por la Covid-19 casi 24 mil personas.

A la crisis sanitaria se suma otra de tipo político. Hace poco Trump aseguró que la decisión de reabrir el país le corresponde a él, y no a los gobernadores, aunque antes había dicho que la responsabilidad principal caía sobre los hombros de las autoridades estatales.

Cuomo le respondió diciendo que fueron las colonias las que crearon el Gobierno Federal y no al revés. Tenemos un presidente, no un rey, aseguró el jefe del ejecutivo de Nueva York.

Sin dar su brazo a torcer, el magnate presidente ripostó que Cuomo parece querer la independencia y con su acostumbrado ego aseguró que cuando un individuo es presidente de Estados Unidos, el poder es total.

Como rehén en esta lucha de tronos está la población, sobre todo los más necesitados, aquellos a quienes tener un trabajo resulta vital y pueden ser forzados a salir y arriesgar sus vidas para ganar el sustento familiar.

En el fondo lo que sucede es que Trump, quien por cierto cortó los fondos de su país a la OMS, tema del que hablaré en otra ocasión, parece sentir que la pandemia podría cambiar de curso y, después de burlarse y minimizarla, ahora no quiere ninguna sombra a su lado para declararse artífice de una victoria todavía improbable y a todas luces lejana.

Pensará, quizás, que nadie recuerda sus graves vacilaciones al inicio, su falta de previsión, sensibilidad y sentido común. Allá él.

Fuente

Tomado de Cuba por Siempre.

Esta entrada fue publicada en Coronavirus, Covid-19, Donald Trump, EEUU, Salud, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.