Washington aprovecha el Covid-19 para estrangular más a Cuba y Venezuela.

Por Arthur Gonzalez.

Por estos días en que la pandemia del Coronavirus ataca al mundo, Estados Unidos ejecuta acciones para estrangular aún más a Cuba y Venezuela, con la ilusión de derrocar sus procesos revolucionarios que tanto los agria, al constatar que su guerra económica, comercial y financiera, no logra indisponer a los pueblos contra sus gobernantes.

Muchas voces se unen para solicitarle a Estados Unidos que levante su criminal bloqueo y permita que ambos países puedan comprar medicinas y equipos imprescindibles para salvar vidas, pero los yanquis se niegan a aceptar los reclamos y aduce que es falso que ellos impidan tales compras, como si la gente fuera tan bruta que no conocieran las crueles medidas que lo impiden.

Desvergonzadamente el 16 de abril 2020, el Departamento del Tesoro afirmó en un comunicado:

“Nuestra política de sanciones contra los gobiernos de Cuba y de Venezuela permiten la ayuda humanitaria y el comercio para combatir la Covid-19”. Argumento que refutaron La Habana y Caracas, por ser falsos y sin pruebas.

Recientemente una donación para Cuba de la empresa privada china Alibaba, no pudo llegar a la Isla porque el transportista adujo que podía ser multado por violar las regulaciones establecidas en la Ley Torricelli y Helms-Burton. Las autoridades cubanas explicaron que, por esa guerra financiera, los bancos internaciones se niegan a efectuar transacciones para los pagos de las medicinas que Cuba necesita, viéndose obligados a sortear mil trabas para poder adquirirlas.

Palabrerías de bajo costo emplean los funcionarios yanquis para confundir a quienes no dominan las regulaciones legales, pero al final siempre se descubren sus verdaderos planes, porque resulta imposible ocultarlos, como las afirmaciones de Michael Kozak, subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, quien dijo:

El embargo tiene como objetivo al régimen comunista que durante décadas ha oprimido el pueblo de Cuba”.

La pregunta es, si no dejan entrar medicinas y alimentos ¿a quién perjudican, a los gobernantes o la población que se ve impedida de adquirirlos?

Sus argumentos de que “el Bloqueo es contra el gobierno comunista” no engañan a los cubanos, porque son los ciudadanos de a pie quienes sufren la escasez, con el objetivo calculado de que estos culpen al sistema socialista de ineficiente, algo que no han logrado en 60 años, porque la gente común sabe leer y escribir y conoce perfectamente el nudo gordiano de leyes aprobadas contra Cuba y el esfuerzo del gobierno para mantener las necesidades básicas cubiertas, a pesar de esa guerra económica.

Con Venezuela ejecutan similar receta, por eso el Departamento del Tesoro declaró hace pocos días que la guerra económica “está diseñada para limitar las fuentes de ingresos para el régimen de Nicolás Maduro”.

Pero no es el Presidente quien se afecta, si no su pueblo.

El diseño lo publican descaradamente al afirmar:

“Este programa es una forma de responsabilizar a aquellos que se interponen en el camino de restaurar la democracia en Venezuela, asegurando un flujo de bienes humanitarios y servicios al pueblo de Venezuela”.

O sea, Estados Unidos embarga bienes venezolanos en el exterior, incluidos los fondos depositados en bancos yanquis y en otros países, impide la venta de suministros para el pueblo y es Nicolás Maduro el responsable.

Por eso es que fracasan y su títere Juan Guaidó, pasado más de un año de su auto proclamación como presidente de Venezuela, no tiene apoyo popular alguno.

Siempre se dice que se detecta primero a un mentiroso que a un cojo y así se puso de manifiesto el pasado año cuando Mike Pompeo, Secretario de Estado y ex director de la CIA, respondió varias preguntas con relación a Cuba y América Latina, donde afirmó descarnadamente los verdaderos propósitos que persigue Estados Unidos contra el pueblo cubano, para intentar que los ciudadanos se lancen a las calles a protestar, tal como hicieron en Polonia y Alemania.

En esas declaraciones Pompeo confesó la crueldad de la política yanqui al reconocer:

Cuba es una prioridad de política exterior para la administración Trump. El memorando de Seguridad Nacional del Presidente de junio de 2017, estableció nuestra política para apoyar al pueblo cubano, al tiempo que responsabilizaba al régimen cubano, tanto por sus abusos contra los derechos humanos en el país, como por su interferencia desestabilizadora en otras partes de la región”.

“Pero esto es solo el comienzo. Desde entonces, hemos impuesto más sanciones al régimen cubano, incluida la eliminación de una autorización para viajes grupales de confraternización, el impedimento de buques de pasajeros y recreativos de Estados Unidos, como cruceros, yates y aviones privados para viajar a Cuba, y finalizar el servicio de transporte aéreo estadounidense programado a todos los aeropuertos cubanos excepto La Habana”.

“Todas estas acciones están diseñadas para evitar que los dólares estadounidenses llenen los bolsillos de los militares cubanos, las mismas personas que reprimen al pueblo cubano en el país, apoyan a Maduro en Venezuela y están alineados con Putin en Rusia”.

La misma mentira repetida que en Cuba nadie se traga, porque es el pueblo quien sufre el Bloqueo.

Llevan más de medio siglo agriados y frustrados, mientras los cubanos continúan apoyando a la Revolución, y no la fabricada oposición que financian con cientos de miles de dólares, sin alcanzar relevancia, ni incrementar su escuálida membresía que los propios diplomáticos yanquis reconocen que “carece de apoyo, no poseen planes futuros y solo se dedican a obtener el dinero fácil que les llega desde Washington”.

Pompeo en sus palabras pone al descubierto las verdaderas pretensiones de la despiadada política yanqui, al aseverar:

“El uso del petróleo por parte de Maduro, para pagar la intromisión y los abusos de Cuba, es un robo a gran escala y es ilegal según la ley venezolana. Continuamos buscando nuevas formas de limitar este intercambio ilegal. Estados Unidos se centra actualmente en las herramientas de diplomacia y sanciones para generar presión, con el fin de lograr una transición democrática en Venezuela”.

No hay dudas, el objetivo es estrangular a Venezuela, impedirle su desarrollo y llevar al pueblo a la miseria, a pesar de ser un país rico con grandes recursos naturales, ambicionados históricamente por los consorcios yanquis.

Quien roba su petróleo y dinero no es Maduro, son los Estados Unidos, los venezolanos lo saben y por eso apoyan mayoritariamente la Revolución Bolivariana y chavista, que, a pesar de las limitaciones, continúa asistiendo al pueblo con las misiones de salud, educación, cultura, deporte, viviendas y otros beneficios que jamás otros gobernantes les dieron.

Sin ambages, Pompeo reconoce que Estados Unidos, como emperador mundial, “desde 2017 ha llevado a cabo más de 200 sanciones contra Venezuela, unidas a varias órdenes presidenciales, para impedir que el gobierno de Maduro use el sistema financiero de Estados Unidos, para sus prácticas económicas corruptas y socialmente destructivas, e imponen un costo al régimen por sus prácticas ilícitas, violaciones de los derechos humanos y corrupción”.

La misma letanía que quieren imponer como matriz de opinión en el mundo, satanizando a la Revolución que trabaja en beneficio de su pueblo, pero al declarar que es socialista pone a los yanquis en su contra, ante el temor de que su ejemplo se expanda por Latinoamérica, como el de Cuba.

Es por eso que en sus respuestas el Secretario de Estado yanqui explicó:

“El régimen cubano ha dejado en claro que no solo apoya, sino que es responsable de los abusos de poder del régimen de Maduro. Estados Unidos sigue resuelto a apoyar activamente una transición pacífica a la democracia, la libertad y el estado de derecho en Venezuela. El Presidente Trump ha dicho que todas las opciones están sobre la mesa en Venezuela, incluida la opción militar, pero en el Departamento de Estado actualmente estamos enfocados en desplegar todas nuestras opciones diplomáticas y económicas para apoyar a Guaidó, presidente interino y a la Asamblea Nacional, en una restauración pacífica de la democracia, la libertad y el estado de derecho”.

“Estados Unidos está decidido a mantener todas las opciones sobre la mesa para restaurar esa democracia”

¿Querrá Pompeo borrar la historia de Estados Unidos con sus invasiones, robo de recursos naturales, asesinatos a dirigentes, bombardeos a civiles, entrenamiento a terroristas connotados, actos de terrorismo de Estado, la execrable Operación Cóndor que sembró el luto en ciento de miles de familias suramericanas, golpes militares para imponer a gobernantes títeres a su servicio, planes de la CIA para aplicar el orden yanqui y la estructura de modelos neoliberales que llevan a la pobreza masiva?

Para Estados Unidos la Revolución cubana es una espina en su garganta y por eso hacen hasta lo imposible por destruirla y arruinar su economía. De ahí la guerra económica y financiera para que Cuba no pueda desarrollarse, ni su modelo ser ejemplo para países pobres.

La cruzada contra la colaboración médica cubana es un ejemplo palpable de sus planes, declarando públicamente: “hay que cortar toda entrada de dinero al país”.

Siguiendo esa premisa, en abril de 2019 Donald Trump implementó totalmente la ley Helms-Burton, restringió los viajes y las remesas familiares que se envían a Cuba.

El Departamento del Tesoro eliminó el envío de donativos monetarios que estadounidenses enviaban a amigos y a organizaciones en Cuba.

La OFAC prohibió a bancos estadounidenses procesar transacciones bancarias relacionadas con Cuba a través de terceros, operaciones conocidas como transacciones U-turn, y el propio Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, reconoció:

El Departamento del Tesoro está negando el acceso de Cuba a las divisas; estamos frenando el mal comportamiento del gobierno cubano, mientras continuamos apoyando al sufrido pueblo de Cuba”.

En esa guerra económica total contra el pueblo cubano, el Departamento de Estado sancionó a los jefes de las misiones médicas cubanas en el exterior, con el fin de cortar los más de 6,000 millones de dólares que recibe Cuba por esa vía, según sus declaraciones públicas.

Ya no saben que más hacer para que el pueblo cubano explote, por eso insisten en apretar las tuercas, de ahí que el pasado año, entre otras acciones, el Buró de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento del Tesoro, anunció nuevas enmiendas a las Regulaciones para la Administración de Exportaciones (EAR), con el objetivo de restringir aún más las exportaciones y reexportaciones de bienes hacia Cuba.

Entre ellas:

“Denegar licencias para el arrendamiento de aeronaves a aerolíneas estatales cubanas. Denegar cualquier reexportación a Cuba de artículos extranjeros que contengan más de un 10 % de componentes estadounidenses. Eliminar la autorización para la exportación de artículos promocionales. Permitir la exportación de bienes destinados a mejorar la infraestructura de telecomunicaciones, solo si es para facilitar el libre flujo de información entre el pueblo cubano.  Permitir donaciones de material científico, cultural y educativo destinado a apoyar al pueblo cubano, pero no podrán beneficiarse ni el gobierno ni el Partido Comunista de Cuba. También se prohíbe el uso de dinero federal para intercambios culturales y educativos”.

Cada cual puede sacar sus conclusiones, pero todas las sanciones van dirigidas al pueblo cubano para matarlo por hambre y enfermedades.

Por eso dijo José Martí:

“Los argumentos prueban bien, pero los hechos los prueban mejor”

Tomado del Hereldo Cubano.

 

Esta entrada fue publicada en Covid-19, Cuba, Ley Helms Burton, Sin categoría, Venezuela y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .