Marzo triste.

Me preguntaron dónde está 
y respondí con furor:
en el calor del pueblo, 
al lado del trabajador;
de aquel que suda el dolor
porque ha perdido a su libertador.

Aquel que golpeó al burgués 
que siempre lo oprimió,
aquel que le enseñó a leer, 
aquel que le enseñó a escribir,
aquel que le dio salud 
y un techo para vivir,
aquel que lo hace luchar
por su reivindicación;
aquel que lo guió hacia la revolución, 
para intentar liberarlo
del yugo explotador, 
cruel miserable patrón.

La lucha no debe acabar, 
la lucha no acabó en aquel marzo 
de llanto y sufrimiento,
marzo de espontaneidad, 
marzo de juramentos, 
marzo de calle, 
marzo de pueblo, 
fue un marzo triste,
un marzo para el recuerdo.

Tomado de Internet.

Esta entrada fue publicada en Hugo Chávez Frías y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.